aguas

Vertido cero: así se trata el agua de las industrias cuando llega al final del ciclo

Actualidad 0 Comments

La actividad de las industrias genera curiosidad. Seguramente porque mucho de nuestra vida cotidiana (por no decir casi todo) proviene de su actividad pero sin embargo no tenemos una idea demasiado definida sobre qué pasa polígono adentro. Buena muestra de ello es el éxito de programas de televisión del tipo Así se hace, que desentrañan los pequeños detalles en la vida de una industria específica o acerca de cómo se fabrica un producto determinado.

 

Pues bien, ¿qué ocurre con el agua que se usa en las fábricas? ¿Te lo has preguntado alguna vez? Porque antes era habitual oír hablar de los vertidos y de sus consecuencias no demasiado positivas pero por supuesto todo eso hace tiempo que ha cambiado (existen normativas para ello) y el concepto que rige ahora es el de vertido cero. ¿Te suena? Pues empresas como Condorchem trabajan específicamente para ello.

Se trata de conseguir que todo el agua que se usa para hacer funcionar una industria sea totalmente inocua una vez llega al final de su vida. ¿Cómo se consigue? Bueno, es un proceso complejo pero en esencia se trata de lo siguiente.

 

Así se consigue un ‘vertido cero’

Tratamiento primario

Es la fase inicial de la depuración y consiste en eliminar todos aquellos sólidos que presentes en el agua industrial. Para ello se llevan a cabo una serie de proceso tanto físicos como químicos, tales como la sedimentación, la flotación, la coagulación-floculación o el proceso de filtración. El resultado es un agua más clara que ya no tiene elementos en suspensión y que puede pasar a la siguiente fase.

 

Tratamiento secundario

Segunda parte del proceso. En este punto se trata de eliminar toda materia orgánica que esté presente en el agua y que sea biodegradable. Para eso se usan microorganismos (particularmente bacterias), ya que usan la materia orgánica para proliferar y depurar el agua. De hecho muchos de estos proceso biológicos basados en bacterias a la vez también todos aquellos compuestos que tengan nutrientes (nitrógeno o fósforo, por ejemplo) y que usan también a modo de “combustible” para proliferar.

 

Tratamiento terciario

Y final del proceso. Llegados a este punto lo que aún puede contener el agua industrial es una carga orgánica residual junto con otras sustancias contaminantes que no se hayan eliminado ya (los nutrientes fósforo y nitrógeno, pongamos por caso). Así que se llevan a cabo nuevos procesos biológicos, físicos o químicos para acabar de depurar el agua, siendo los más usados la coagulación-floculación junto con la decantación. Sino también pueden usarse resinas de intercambio de iones, la ultrafiltración, la ósmosis inversa o la adsorción en carbón activo.
¿Habías oído hablar de empresas como Condorchem? ¿Te ha sorprendido algo de lo que te contamos en este artículo? Compártelo en redes sociales y que más gente descubra el concepto de “vertido cero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *